Errores y Mitos sobre el Cannabis y el CBD

El cannabis tiene muchas propiedades demostradas por estudios, pero también muchos mitos a su alrededor. Te contamos algunos.

 

DESCARGA LA GUÍA DEL CBD AQUÍ

Existe un interés creciente hacia el uso terapéutico del cannabis, en buena parte suscitado por los numerosos estudios y ensayos clínicos publicados que confirman sus principios activos, propiedades y beneficios para la salud. En paralelo, ha habido una proliferación de creencias erróneas que conllevan una cierta desinformación entre sus usuarios.

En esta guía hemos querido recoger los falsos mitos acerca del cannabis y el CBD, y explicar con argumentos la «verdadera historia».

Mitos sobre el cannabis

Veamos los referentes al cannabis y su origen, efectos o legalidad:

«El cannabis es una planta procedente del Caribe»

Pese a ser popularmente conocida por la región del Caribe, el origen de Cannabis sativa L. (familia Cannabaceae) es asiático. Así lo evidencian los restos arqueológicos y registros escritos palinológicos sobre la historia ambiental y agrícola de la planta. Desde Asia, el cannabis, marihuana o cáñamo migra a Europa y el resto del mundo. Se convierte en una importante planta de cultivo durante seis milenios, con usos como fibra textil, aceite, alimento, medicina y droga recreativa.

«Los beneficios del cannabis se deben al CBD»

En buena parte sí. El CBD desempeña un papel muy importante. Pero no es el único responsable de los beneficios de la planta, también lo es el tetrahidrocannabinol o THC. Y otros cannabinoides están siendo investigados por su potencial terapéutico: CBDA, THCA, CBDV, THCV, CBG y CBC, entre otros. En total se han identificado unos 500 compuestos en C. sativa entre cannabinoides (primarios o dominantes y secundarios), terpenos, flavonoides, estilbenoides, alcaloides y lignanos. Muchos de ellos con valor terapéutico y propiedades medicinales o farmacológicas significativas, sin olvidar los efectos sinérgicos. Ver Cannabis

«El cannabis fumado es más efectivo que el cannabis por vía oral»

Depende de qué condición y/o síntomas se deseen tratar. El cannabis fumado —y el vaporizado— no es más efectivo que el cannabis administrado por vía oral, es que su efecto se siente antes, resultando preferible para afecciones, dolencias y síntomas agudos que requieran un alivio inmediato. Los efectos de los alimentos o suplementos de cannabis tardan más tiempo en aparecer, aunque también perduran más. Por lo que son apropiados para condiciones y síntomas de carácter crónico.

«No puedo comprar productos con cannabis, es ilegal e incurriría en un delito»

No hay una regulación «clara» sobre el uso medicinal o terapéutico del cannabis, y su distribución normalmente se realiza dentro del marco definido por las leyes locales. Sin embargo, es posible adquirir remedios derivados del cannabis —aceites, e-líquidos, cápsulas, cremas antiinflamatorias, infusiones, etc.— por internet, fabricados en países como Holanda o Suiza y distribuidos por marcas como Annabis, CannabiGold, Cibdol, Endoca, Enecta, Harmony, myCBD, Sativida o Sensi Seeds. Asimismo, en determinados países la industria farmacéutica comercializa fórmulas con CBD y THC como medicamentos —Epidiolex®, Sativex®, Cesamet® y Marinol®— para el tratamiento sintomático o paliativo de la epilepsia, la esclerosis múltiple, el VIH/sida o el cáncer.

«Si lo venden, será un producto seguro»

Para asegurarte, elije aquel cuyo extracto de cannabis se haya obtenido mediante métodos seguros —CO2 supercrítico, etanol o aceite de oliva— y evita el extraído con solventes potencialmente tóxicos —butano o BHO, propano, hexano u otros hidrocarburos. Comprueba que en la etiqueta se muestra la cantidad de CBD y THC por dosis, que contiene ingredientes de calidad —sin jarabe de maíz, grasas trans, organismos genéticamente modificados u OGM, aditivos artificiales ni agentes diluyentes o preservantes— y que ha sido testado y verificado como libre de bacterias u hongos, pesticidas, residuos de solventes y otros contaminantes.

Mitos sobre el CBD

Estos otros son mitos comunes sobre el cannabidiol o CBD, creencias equivocadas acerca de sus cualidades, eficacia o dosis:

«El CBD no es psicoactivo»

El CBD no es un compuesto psicoactivo o psicotrópico como el THC, es decir, no intoxica o droga como este. La explicación radica en que no actúa a través de los receptores CB1 cerebrales responsables de la psicoactividad.

No obstante, si una persona con depresión diagnosticada consume un remedio rico en cannabidiol y siente mejoría, la sustancia está modificando su estado de ánimo. No se sentirá drogada pero sí que el CBD, aunque de manera positiva, está alterando su percepción. Es más correcto decir, como al comienzo, «El CBD no es psicoactivo como el THC».

«El CBD es más eficaz solo, sin THC que es una sustancia de uso recreativo»

El cannabidiol y el tetrahidrocannabinol actúan en sinergia: se potencian entre sí, potencian sus cualidades terapéuticas. Además, el CBD contrarresta la psicoactividad del THC.

Por ello, aunque en proporciones distintas dependiendo de la patología y los síntomas a tratar, nuestro remedio será más eficaz si los dos cannabinoides están presentes y «trabajan» juntos.

«El CBD puro es mejor, tiene más principios activos que la planta entera»

El CBD puro —la molécula aislada de cannabidiol derivada del cáñamo industrial o sintetizada en laboratorios— es menos efectiva terapéuticamente que el extracto rico en CBD obtenido a partir de la planta entera, con acción sinérgica de cientos de compuestos.

Lo demuestran estudios como este de la Universidad de Jerusalén, en el tratamiento de afecciones inflamatorias: «Es probable que otros componentes en el extracto se sinergien con el CBD para lograr la acción antiinflamatoria deseada que pueda contribuir a superar la dosis-respuesta […] del CBD purificado».

«Cuanto mayor sea la proporción de CBD, más efectivo será el remedio»

En realidad, una dosis alta de CBD puede ser menos efectiva terapéuticamente que una cantidad moderada.

Tu dosis óptima corresponderá al remedio rico en cannabidiol con tanto tetrahidrocannabinol como puedas tolerar. Y en función de la patología será preferible o más eficaz, bien una dosis moderada de remedio dominante en CBD con poco THC, bien un ratio equilibrado o balanceado de CBD a THC (1:1, por ejemplo).

Ver CBD o Cannabidiol: La Guía definitiva de usos y consumo.

«Puesto que no droga, el CBD sí es legal»

La posición hacia el uso medicinal o terapéutico del cannabidiol parece estar cambiando, y se investiga como fuente potencial de tratamiento en una gran cantidad de enfermedades y trastornos. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su informe de revisión crítica sobre el CBD (2018), se muestra «abierta» a una regulación más flexible para este cannabinoide natural.

Pero lo cierto es que aún existe bastante incertidumbre legal a la hora de acceder al cannabis y a preparados de la planta de modo seguro.

DESCARGA NUESTRA GUÍA COMPLETA SOBRE EL CBD

DESCARGAR GUÍA COMPLETA DEL CBD

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies