¿Qué es el aceite de CBD? Información, estudios y usos terapéuticos

El cannabidiol y los productos derivados del mismo, como el aceite de CBD, están cada vez más presentes en nuestras vidas.

 

DESCARGA LA GUÍA DEL CBD AQUÍ

El cannabidiol y los productos derivados del mismo, como el aceite de CBD, están cada vez más presentes en nuestras vidas. Cremas, suplementos, comestibles, cosméticos, etc. Casi cualquier producto que te imagines puede contener CBD y la explicación es simple: cada vez son más las personas que quieren beneficiarse de los efectos terapéuticos que tiene este compuesto.

¿Quieres conocer más acerca del aceite de CBD y cómo usarlo? Entonces sigue leyendo.

Qué es el Aceite de CBD

Aunque acabamos de decir que los productos derivados del cannabis son el futuro de la medicina moderna (referencia), todavía hay muchas personas que piensan que esto no es más que una moda pasajera. O, peor aún: un producto milagro.

La verdad es que no es de extrañar esta idea, sobre todo si tenemos en cuenta la potente industria del marketing que está presente en cualquier cosa que consumimos. Y que evoluciona a medida que lo hacen los gustos y las demandas de los consumidores para responder a sus necesidades.

Sin embargo, este no es el caso con los productos a base de CBD. Especialmente por la gran evidencia científica que tienen a sus espaldas y que sigue aumentando cada día.

Al fin y al cabo, cualquier derivado a base de cannabidiol está formulado y pensado para ser usado de forma terapéutica, es decir, como si de un medicamento se tratase. Y, por lo tanto, la comunidad científica se está esforzando en descubrir cuál es la mejor forma de incorporar este compuesto en nuestro día a día para optimizar todos sus beneficios.

Esto explica en parte que haya diferentes suplementos, alimentos o aceites de CBD, ya que en función de la patología que queramos tratar deberemos usar unos u otros. O incluso una combinación de varios.

De hecho, es tal la variedad de opciones que tenemos a nuestra disposición que parece difícil no encontrar la que mejor se adapte a nosotros. Tan solo hay que echar un vistazo a los diferentes tipos de aceite con cannabidiol del mercado para darnos cuenta de esto.

aceite de cbd propiedades

Tipos de Aceite de CBD

En ese sentido, cuando hablamos de aceites de CBD hay que hacer una distinción clara entre los dos tipos más comunes que existen.

Aunque ya hemos mencionado que todos estos productos tienen un efecto terapéutico, en el caso de los aceites es necesario matizar un poco más el mensaje. ¿Por qué? El motivo es simple: no es igual un aceite de CBD dentro del mundo de la cosmética que los aceites de CBD destinados al tratamiento de enfermedades por medio de su ingesta sublingual.

En el primer caso, es habitual ver productos que incluyen otros derivados como aceites vegetales, perfumes, mantecas, etc. Es decir, cualquier elemento que sirva para mejorar la consistencia, el olor o que favorezca su aplicación de forma tópica como crema.

Por el contrario, en el segundo caso la composición es mucho más simple, encontrándonos con aceites que apenas tienen dos o tres ingredientes (entre ellos el cannabidiol) para conseguir una especie de tintura o extracto al que le podremos dar diferentes usos. Por ejemplo, su consumo.

Sin embargo, esta simplicidad en su lista de ingredientes no implica que sea un producto más simple. De hecho, en función de cómo se obtenga el CBD, nos encontraremos con diferentes productos y calidades.

Aunque es un tema que da para más de un post (y del que puedes leer más aquí), no podíamos escribir sobre los aceites de CBD y no hablar brevemente de las formas de extraerlo.

En concreto, las tres más habituales son:

Con aceites vegetales

Es una de las formas más seguras, baratas y “simples” de extraer el CBD para su uso terapéutico. Además de ser un método 100 % apto su consumo ya que emplea aceites vegetales (sobre todo de oliva y cáñamo) que lo son.

El proceso es el siguiente: tras la descarboxilación de la planta, gracias al cual la planta se calienta hasta activar sus compuestos químicos, se mezcla con el aceite. Después, esta mezcla se vuelve a calentar para poder extraer el CBD que se habrá quedado en el aceite.

La desventaja de este método es que el aceite de CBD resultante tiene una menor vida útil (al igual que ocurre con cualquier aceite vegetal) y no está tan concentrado como el CBD resultante de otras formas de extracción.

Con CO2

Es el proceso más avanzado y también el más complicado y caro. Si bien es cierto que el resultado del aceite de CBD es de gran calidad y es muy raro que el producto final tenga elementos tóxicos no deseados. Por ello, es el método habitual para producir aceites para su uso terapéutico.

En este caso, la extracción se lleva a cabo a través de una maquinaria especializada, por lo que es necesario contar con unos conocimientos técnicos previos. Con ella, conseguimos aplicar diferentes presiones y temperaturas con las que haremos reaccionar a la solución y separar el CBD.

Además, en función de los parámetros que apliquemos, obtendremos un extracto de CBD con una concentración mayor o menor de cannabidiol. Este extracto ya estará listo para su empleo en otro tipo de productos.

Con un disolvente líquido

El tercer método más habitual también es uno de los más baratos y rápidos.

En este caso se emplea un disolvente líquido para extraer el CBD, como por ejemplo el etanol, el butano o el alcohol. Simplemente se mezcla el disolvente y la planta y se calienta hasta que el líquido se evapora y nos queda el cannabidiol extraído.

Sin embargo, hay dos grandes desventajas con este método:

  • Los productos que se usan son altamente inflamables, con los riesgos que eso conlleva durante su elaboración.
  • Durante la extracción se destruyen algunos compuestos de la planta también beneficiosos para la salud. Además, el producto resultante tendrá trazas de los disolventes que hayamos usado para su extracción. Por tanto, esta forma no es apta para su uso terapéutico.

¿Para qué se emplea este aceite?

Una vez que hemos visto los dos grandes tipos de aceite de CBD que encontramos en el mercado, y la forma de extraerlo, cabe mencionar brevemente el uso que podemos darle a esos productos.

Como muchos se imaginarán, los aceites de CBD de los que hablábamos en el primer grupo constituyen una nueva forma de entender la cosmética y el cuidado de nuestro interior desde fuera. De hecho, estos aceites se pueden emplear como cualquier otro producto de este tipo: para el cabello y la piel, para dar masajes, para contracturas y dolores musculares, etc. Con el añadido de que estaríamos consiguiendo los beneficios que tiene el cannabidiol.

Por ejemplo, se ha demostrado su efectividad para el tratamiento del prurito, de la psoriasis o de la dermatitis atópica, entre muchas otras afecciones de la piel.

Por el contrario, los aceites del segundo tipo tendrían un uso terapéutico mucho más marcado. Y, por lo tanto, antes de usarlos deberíamos asegurarnos de la cantidad diaria que necesitamos y de qué concentración de CBD buscar en el aceite.

En ese sentido, las necesidades terapéuticas de cada persona definirán el tratamiento a seguir. Por tanto, aquí no podemos dar una guía general que sirva para todos. No obstante, recomendamos la supervisión por parte de un especialista.

Finalmente, la aplicación sublingual de los aceites de CBD ha demostrado ser la que mayor efectividad tiene frente a otras formas como la aplicación tópica, la inhalación o bien la ingesta de productos con CBD.

aceite de cbd beneficios

Beneficios de emplear aceite de CBD

Aunque sea cual sea el producto que elijamos, una cosa es segura: el CBD funciona. Y ya conocemos muchos de sus beneficios:

Es antiinflamatorio; tiene propiedades neuroprotectoras; reduce la presión sanguínea; funciona como un adaptógeno; ayuda con la ansiedad; evita las náuseas y los vómitos; estimula el apetito (muy útil en casos de anorexia y caquexia); tiene propiedades analgésicas; y se ha mostrado eficaz en el tratamiento de la epilepsia y del Alzheimer, así como en el tratamiento del dolor.

Además, a diferencia del THC (otro de los principales compuestos naturales de la planta Cannabis sativa), el CBD no tiene propiedades psicoactivas ni psicotrópicas.

Sin embargo, y pese a todos estos beneficios, es necesario volver a mencionar aquí que el cannabidiol no es un producto milagro que todo lo cura, como por desgracia se puede leer en algunas páginas de Internet que solo buscan maximizar sus ventas.

En ese sentido, las pruebas que existen actualmente para el tratamiento de la epilepsia con CBD son las más sólidas que tenemos. De hecho, en abril de 2018 la FDA aprobó la comercialización de Epidiolex, un medicamento a base de CBD eficaz para el tratamiento de dos variedades raras y graves de epilepsia.

Y tal y como hemos mencionado antes, hay numerosos estudios científicos que avalan su efectividad y su uso para tratar muchas otras patologías. Sin olvidarnos de los propios testimonios de las personas que los usan o los han usado para tratar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Por lo tanto, aunque todavía deberemos esperar más tiempo hasta tener datos concluyentes más exhaustivos, las perspectivas de futuro para el CBD son bastante buenas.

Contraindicaciones

Por otro lado, también es necesario recordar que al igual que ocurre con cualquier medicamento, los aceites de CBD (y el resto de productos derivados del cannabidiol) también pueden tener contraindicaciones para algunas personas.

En ese sentido, los efectos secundarios que podemos experimentar al consumir estos productos dependerán en gran medida de la dosis que tomemos. Por ello, antes de comenzar cualquier tratamiento, la recomendación general que se da a los pacientes es la de aumentar de forma paulatina la dosis hasta conseguir la cantidad idónea para cada uno. Es decir, aquella en la que ya vemos resultados sin tener efectos secundarios.

Además, existen algunos grupos de riesgo donde no es recomendable tomar CBD o sus derivados salvo que sea estrictamente necesario y siempre bajo supervisión médica. En concreto, nos referimos al embarazo y la lactancia (por los posibles daños que puede ocasionar al feto o recién nacido), a la tercera edad y a las personas con hipotensión o enfermedades cardíacas.

Igualmente, en niños y adolescentes no está comprobado el efecto que puede este compuesto. Si bien es cierto que, como ya hemos comentado, el CBD sí ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de la epilepsia infantil.

Como decíamos antes, todavía queda camino por recorrer para tener más seguridad acerca de los usos y contraindicaciones de estos productos. Por ello, es necesario aplicar el principio de precaución en esas etapas de la vida donde somos más vulnerables a cualquier agente externo. Además de acudir a un médico o terapeuta especializado que pueda individualizar y supervisar nuestro tratamiento.

Otros componentes que puede llevar el aceite de CBD

Finalmente, no podíamos terminar este post sin hablar de qué otros componentes pueden tener los aceites de CBD. Aunque ya hemos dado algunas pistas al respecto cuando hemos hablado de los dos tipos principales de aceite que encontramos.

Por ello, simplemente nos queda mencionar que los diferentes ingredientes que tienen estos productos dependen en gran medida de la marca que compremos. Siendo muchos más en el caso de los aceites para su aplicación tópica como cosméticos que para su uso terapéutico.

Además, también es importante decir que dado que la industria del CBD es una industria emergente, muchas de las empresas que encontramos hoy en día emplean materias primas ecológicas para elaborar sus productos y así garantizar una mejor calidad final.

Por último, y debido a la dificultad que existe de separar al 100 % los diferentes compuestos naturales que tiene la planta del cannabis, en este tipo de aceites es habitual ver una referencia acerca de la cantidad total de THC que contienen. Un porcentaje que no suele ser superior al 0,2 % y que no tiene efectos psicoactivos o nocivos para nuestro organismo.

Para uso tópico o sublingual, ¿ya has elegido tu aceite de CBD?.

Otros productos derivados del Cannabis que puedes ver en thecannabisweb.org

Cuando hablamos de productos derivados del Cannabis o que contienen alguno de sus derivados, nos referimos siempre a productos alimenticios, cosméticos o suplementos que de alguna forma tienen un carácter terapéutico. Hasta la fecha en nuestra web puedes encontrar información contrastada sobre estos productos y sus usos para ayudar a mejorar y resolver problemas de salud:

Entra en cada uno de ellos para disponer de toda la información y conocer cómo te pueden ayudar o visita nuestra página principal https://thecannabisweb.org/

DESCARGA NUESTRA GUÍA COMPLETA SOBRE EL CBD

DESCARGAR GUÍA COMPLETA DEL CBD

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies